fbpx

Introducción al marketing digital (2 de 2)

Marketing digital

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Introducción al marketing digital (2 de 2)

Continuemos con esta introducción al marketing digital. Vuelve a la primera parte si te la perdiste.[/vc_column_text][vc_column_text]

El MKT digital en el mercadeo de hoy

Así, el marketing online o digital se convierte, a día de hoy, para cualquier negocio — de cualquier tamaño y procedencia — en una de las metodologías estratégicas más fundamentales a las que atender para la consecución del éxito comercial y empresarial.

Y es que el marketing digital ya no tiene a día de hoy en el punto de mira a «los clientes» y a las compras de estos — o lo que es lo mismo, a las ventas de la compañía. Tiene, en todo caso, en la mira a «los consumidores» que ya no son los que compran el servicio o producto, sino los que lo consumen; y consumir ha pasado a ser mucho más que usar.

Consumir ahora también es, por ejemplo, verter nuestra opinión a redes (sociales). Además, en el mundo globalizado en el que vivimos hoy, caracterizado por esa comunicación multilateral en la que ya no son sólo las empresas las que manifiestan sus mensajes a través de canales por los que el receptor no puede proveer ninguna retroalimentación (feedback), sino que son estos receptores los que tienen ahora la posibilidad de mandar mensajes tan multitudinarios como el de las compañías, influyendo así en sus diferentes círculos sociales que, una vez más, mediante Internet, ya no se quedan reducido al mínimo alcance geográfico que se tenía antes, sino que el alcance de estos mensajes puede ser tan global como lo es la comunicación que integra. Así, estos receptores ya no son sólo «clientes» o tan siquiera «consumidores». Pasan a ser «usuarios» ya que usan la marca, la utilizan. La compran o no, ciertamente, pero la experiencia de un usuario para con una marca, su producto o su servicio va mucho más allá: el ruido que puede hacer ahora un usuario tanto lanzando mensajes directamente a las marcas que usa como lanzándolos dentro de sus comunidades — comunidades que en según qué casos pueden llegar a resultar verdaderamente gigantescas — nos trae la necesidad de no tratar a ese usuario como un simple consumidor — y mucho menos como a un cliente —, sino precisamente como un usuario. No alguien que consume la marca — en el sentido de que la agota (o agota la relación que tiene con la marca cuando agota el producto o servicio que le une a ella). No alguien que la compra — sus productos o servicios. Alguien que la usa. Y usando una marca, como la buena herramienta que es, se puede llegar a crecer mucho.

Internet es un universo creado por y para los usuarios. Cada uno de nosotros resultamos en un generador de contenido clave cuando se trata de Internet. Es una base de datos infinita en la que todos los días metemos nuestros comentarios en forma de tweets o fotografías nuestras en forma de publicaciones de Instagram. Así, las estrategias que se desarrollen para Internet tienen que estar 100% enfocadas en dichos usuarios. El consumidor que expresa su experiencia de cualquier modo en el que se nos ocurra es un usuario.  Un usuario contento es un amplificador, un portavoz de la marca; se pueden incluso llegar a convertir en embajadores de marca. El marketing digital detectó esto como una realidad tangible y la ciencia informática hizo el resto: todo nuestro comportamiento en la Red puede ser medido. Y, como tal, el marketing digital centra muchos de estos esfuerzos en el análisis de esos datos (Big Data). Es lo que se conoce en el mundo del marketing digital actual como Marketing Intelligence.

Introducción al marketing digital: otros aspectos a tener en cuenta

Otro importante aspecto a considerar en materia de marketing digital es el de la visibilidad de la identidad digital de una marca, compañía, producto, servicio… Con una página web cada 7 seres humanos y 800.000 páginas más siendo creadas cada día, que te «vean» a ti y no al resto no es nada sencillo. No hace falta citar estadística alguna para reconocer que, hoy en día, todo se googlea

Eso significa que el consumidor de hoy en día — el que queremos que se convierta en usuario — va a recurrir a Internet como principal fuente de información. Investigará sobre lo que quiere, ya sea un producto o un servicio o, precisamente, entender las diferencias entre competidores. Y sí, puede que vaya a directamente a hacer uso de sus marcas favoritas; o puede que goglee lo que quiere — Google con una comunidad de 1.168 millones de usuarios bien lo sabe —; o puede que le pregunte a sus círculos — redes — sociales.

Internet, en definitiva, es la primera y principal fuente de información de un grandísimo porcentaje de consumidores. Estar bien posicionado en la web equivale a tener un local bien visto en el centro comercial más importante del mundo. Y es a través de diferentes herramientas (SEO, SEM, SMO) que el marketing digital busca que los servicios ofrecidos estén a fácil disposición en los motores de búsqueda y de los directorios web. Que sean fácilmente identificables en redes y que mantengan una conversación abierta con su comunidad. 

La ecuación es sencilla: Internet es el medio de comunicación más usado. Internet provee información. En Internet se mide el comportamiento. El comportamiento puede ser asociado al consumo de la información. Este comportamiento puede ser medido, analizado e intervenido. Identificados los usuarios de ciertos productos y servicios, su huella digital es rastreada, su paso digital puede ser identificado y como tal es interceptado con publicidad concreta para los gustos concretos que manifiesta «el comportamiento de su consumo de información».  La presencia de la publicidad en la vida de los usuarios es equivalente al suso que hagan de Internet. Es prácticamente imposible estar sometido a un bombardeo de mensajes comerciales en cualquier página de Internet. 

¿Por qué necesitas el marketing digital?

Y dijo Bill Gates:

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

«¡Si tu empresa no está en Internet, tu empresa no existe!».

[/vc_column_text][vc_column_text]

Virtualmente, todo aquel cliente/consumidor/usuario potencial está en Internet. Busca en Google todos los días. Visita alguna red social antes de que se ponga el sol. Seres humanos, en definitiva, perteneciente a absolutamente todos los targets posibles, todos los segmentos y los psicodemográficos.

Estar ausente en el medio de comunicación más grande e importante que ha construido la humanidad hasta la fecha es, no importa cuál sea el motivo, nada salvo una estrategia terrible.

Sobre todo si se quiere dar a conocer una marca, un producto o un servicio. El marketing digital es tu aliado para conseguir una presencia boyante en Internet. La audiencia mundial está al alcance de las yemas de tus dedos. Si crees que puedes, entonces más probablemente estés en los cierto. 

Como hemos comentado, Internet, además, ofrece la oportunidad de recolectar datos que te ayudarán a medir la respuesta de la audiencia. Lo importante de esta posibilidad es que los resultados no serán aproximados, sino concretos. Esto te permitirá evaluar y diagnosticar toda una serie de comportamientos de tu fuente más fiable: el consumidor en sí mismo. Podrás discriminar estrategias poco efectivas e impulsar las más exitosas, dando espacio a crear nuevas en función de cuál sea el análisis de los comportamientos de tu público objetivo.

Estos nuevos canales digitales te ayudarán también a crear una atención más personalizada para esos consumidores, de modo que puedas fidelizarlos — hacer que se enamoren de tu marca y que no quieran ni siquiera probar otra — lo que, a su vez, no sólo mejorará la experiencia que esos usuarios tengan al respecto de tu marca sino también su presencia — la de tu marca — en el medio digital. Estarás posicionando, te estarás publicitando y estarás ofreciendo una gan experiencia de usuario todo en uno.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=»3101″ img_size=»large» alignment=»center»][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

Introducción al marketing digital (1 de 2)

Ibai Fernández

Introducción al marketing digital (1 de 2)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Marketing digital: la introducción

Bienvenidos al siglo XXI. El siglo en el que la realidad se vive a medio camino entre lo verdaderamente real — si es que tal cosa pudiere llegar a existir — y lo virtual, representado a través de la digitalización propia de los tiempos que corren. En este siglo, el marketing digital es un concepto esencial para todo aquel que quiera darle visibilidad a su negocio. Y es que, de los 7.000.000.000 de personas que viven en este planeta, más de la mitad se conecta a Internet al menos una vez al día, concretamente unas 4.000.000.000 de personas y, de ellos, la cuarta parte lo hace para adquirir servicios o productos. También, por otro lado, si atendemos a la estadística, se han gastado más de 800.000 dólares por minuto en Internet a lo largo de este 2018. Eso significa que en sólo una hora se gastan más de 48.000.000 de dólares, lo que al cabo del día supone más de 1.152.000.000 millones de dólares en transacciones ejecutadas a través de Internet.

image=»3081″

Internet en un minuto

Como ya vimos con anterioridad, este siglo ha visto el nacimiento de la Era Digital — la Era del Usuario — en el que el marketing se ha visto en la obligación de evolucionar respecto a los nuevos paradigmas en el comportamiento de los consumidores.

Marketing digital 1.0.1

Se entiende por marketing digital el conjunto de estrategias de mercadeo capitaneadas por el uso masivo de Internet y de dispositivos informáticos móviles (laptops, celulares, tablets…), pero influenciadas continuamente por el desarrollo de aún más nuevas tecnologías que se popularizan cada día en cada rincón del mundo; un mundo que, precisamente a través de dichas tecnologías, ha pasado a estar absolutamente globalizado, el otro factor que ha hecho del marketing digital un sector en auge.

El marketing digital se centra en atraer consumidores, clientes, compradores y, sobre todo, usuarios a través de los diferentes canales y plataformas online en los que un negocio puede tener presencia.

Podríamos decir, por tanto, que el marketing online — otro nombre para lo mismo — es la estrategia más inteligente que usar en la Era Digital para dar a conocer un negocio, un emprendimiento, una idea…

Sin contenido no hay estrategia

¿Qué había antes del MKT digital?

Pero por muy sencillo que pudiere parecer a simple vista, no hay demasiado fácil cuando se trata de marketing digital. Este tipo de marketing está caracterizado por una circunstancia que ha supuesto un cambio drástico en todos los modelos mercadológicos existentes hasta la fecha: la desaparición de la comunicación unilateral. Si en su momento los publicistas tenían en su mano el poder de dirigirse — y de dirigir — a las audiencias de una forma en la que ésta no tenía ni voz ni voto en relación a la oferta que le hacían los primeros salvo decidiendo si consumirla o no, Internet ha dado un vuelco a ese sistema, otorgando — si no, incluso, devolviendo — ese poder al consumidor.

Internet sacudió el piso del mercadeo al darle a la audiencia la posibilidad de responder. El feedback directo que ahora los consumidores pueden dar a los proveedores de sus productos y servicios favoritos cambió los estándares de la industria creando una audiencia más exigente. Internet se convirtió en una plataforma de comunicación y comercio nueva, distinta a todo lo que había existido con anterioridad… y con muchas y mucho mayores posibilidades.  Las estrategias del marketing tradicional no funcionaban en este nuevo universo, con nuevas reglas; fue cuando surgió el marketing digital, en respuesta a ese vacío en técnicas digitales «de abordaje al consumidor».

Ya no es la publicidad ni los publicistas los que dictan cuáles son los gustos y las preferencias de los consumidores, cuáles son sus deseos y necesidades, sus aspiraciones, sus objetivos… La típica segmentación que antes hacían mercadólogos y publicistas teniendo en cuenta variables psicodemográficas y culturales ha sido reemplazado ahora por el concepto del buyer persona, un concepto sin lugar a dudas mucho más complejo y, sobre todo, determinado. Pero es ésa harina de otro costal.

Los recomendados de Ibai

¡Aprende a crear tu propia tienda electrónica!

¡Consigue tu eBook Gratis!

Aprende todo sobre comercio electrónico y es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500

El otro factor que, por supuesto, ha hecho del marketing digital el fenómenos (casi de masas) que es hoy en día, por supuesto que es el eCommerce. A medida que los números alrededor del comercio electrónico han crecido, a medida que los usuarios se han ido adaptando al brutal cambio que Internet ha impuesto en nuestras vidas, cada vez son más los millones y millones que se mueven en la gran Red de Redes en cada vez más ingente número de transacciones. El eCommerce ha redefinido el comportamiento del usuario radicalmente, sus normas y sus costumbres, las diferentes experiencias de compra de cada uno de los usuarios en función de qué deseos o necesidades éstos esperan ver satisfechos.

Así pues, el marketing tradicional no es un antepasado del marketing digital. Más bien es este último un modelo estratégico del primero. Antes de los 90 no existía Internet como plataforma comercial, por lo que las estrategias de mercadeo se centraban en los medios el momento — los considerados tradicionales: radio, prensa, televisión… —. La televisión reinaba en los hogares y la publicidad era la mayor parte de su fuente de financiamiento. Dentro de este contexto de comunicación unilateral, las estrategias de publicidad buscaban establecer los estándares de vida. Y la audiencia del momento, enamorada sobre todo de «la caja tonta», acataba estas tendencias como normas sociales. Ése era el contexto del marketing tradicional.

Por tanto, sería un error es considerar que el marketing digital representa un absoluto sustituto del marketing tradicional. Nada más contrario a la realidad: el marketing digital no es más que un complemento a las estrategias del marketing tradicional — que de no tener en cuenta los nuevos canales digitales de relación con los usuarios sí que serían completamente obsoletas. Pero los principios, objetivos y formas de estudio en marketing siguen siendo los mismos.

El tamaño de Internet · Ibai Fernández
Los imperdibles

Suscríbete a nuestro boletín

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

El tamaño de Internet · Ibai Fernández

El tamaño de Internet… en un minuto

[vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_single_image image=»3213″ img_size=»full» alignment=»center» onclick=»link_image»][vc_column_text] El tamaño de Internet en un minuto ¿Te has preguntado alguna vez cuán grande es Internet? ¡Mucho más de lo

Marketing digital

Introducción al marketing digital (2 de 2)

[vc_row][vc_column][vc_column_text] Introducción al marketing digital (2 de 2) Continuemos con esta introducción al marketing digital. Vuelve a la primera parte si te la perdiste.[/vc_column_text][vc_column_text] El

Introducción al marketing digital (1 de 2)

098 403 8732 info@ibaifernandez.com Quito · Ecuador Share on facebook Share on twitter Share on whatsapp Share on linkedin Marketing digital: la introducción Bienvenidos al

¡Aprende a elaborar tu propio plan de marketing!

¡Consigue tu eBook Gratis!

Products

  • Pricing
  • Teams
  • Education
  • Refer a friend
  • Updates

Get Started

  • Tutorial
  • Resources
  • Guides
  • Examples
  • Docs

About

  • Stories
  • Community
  • Blog
  • Careers
  • Brand Assets

Downloads

  • Web UI Kit
  • Mobile UI Kit
  • Mockups
  • Icons
  • PSD Files