Otoño, una poesía de Iván Aranda

el otoño
es lluvia en un mundo en llamas
es Prozac en la lengua
es paja mental en televisores vacíos
es la estación donde nunca pasa el tren
donde esperan los muertos
y la mente se nubla
y se manchan los disfraces de semen
y el hijo de Dios aún no se ha inventado.
el otoño me recuerda a
amores de ceniza
sabe a dientes rotos con gasolina
aunque dulces pisadas crujientes
sobre un manto de hojas secas dicen:
«espera, dame una oportunidad»
yo digo:
«no, es demasiado tarde. no quiero
más mentiras en otoño».

Otoño