Criptomonedas: las monedas del futuro

Ha sido esta, la Era Digital, la que ha presenciado el nacimiento de las criptomonedas y el principio de su ascenso. Y no es de extrañar, porque en esta era todo tiene una versión virtual. Las criptomonedas son  vistas como las divisas del futuro, una forma soberana de manejar el dinero. Y en ese sentido las expectativas que se han puestas en ellas son enormes, aunque parece que podrán cumplirlas de sobra.

Criptomonedas: Satoshi y su libro blanco

El origen de las criptomonedas fue el 31 de octubre de 2008 con la publicación de El libro blanco de Satoshi Nakamoto. Este artículo propuso el primer sistema de criptomonedas viable, con lo que sacudió el futuro de la economía mundial. Es una fundamentación matemática y teórica que explica paso a paso el funcionamiento del sistema de criptomonedas. Fue publicado en una lista de correos electrónicos sobre criptografía con el título Bitcoin: Un sistema de efectivo electrónico de Peer-to-Peer.

La ejecución de este sistema fue culminada el 9 de enero de 2009 con la creación del Bitcoin, la primera de las criptomonedas. La primera transacción fue de 10BTC hecha por Satoshi Nakamoto a Hal Finney. Esta transacción también implicó que el Bitcoin se convirtió en una moneda digital con valor monetario.

Satoshi Nakamoto se mantuvo en contacto con desarrolladores, promotores y usuarios de Bitcoin hasta el 2010. Ese año, luego de ceder el control del código fuente desapareció de la red. Está por saberse si Satoshi es una persona o un conglomerado de personas. La teoría de que es un grupo de desarrolladores se apoya en la complejidad de la tecnología detrás del Bitcoin. Lo que sí se sabe es que hay aproximadamente 1.000.000 de bitcoins acumulados en cuentas pertenecientes a Satoshi que no se mueven desde el 2010.

Criptomonedas: la respuesta ante un sistema económico moribundo

El contexto mundial en el que se desarrolló la idea del Bitcoin fue el de la crisis del 2008, en el que se produjo el estallido del mercado hipotecario en Estados Unidos y Europa, que repercutió en crisis económicas por todo el mundo.

A los problemas provocados por los bancos se suma el hecho de que nuestras posesiones están respaldadas por moneda fiat, que no tiene valor por sí misma. Aún a mediados del siglo pasado el papel moneda era la representación de ese valor en oro. Pero este sistema de valores cambió en los 70, cuando Nixon declaró que el dólar ya no estaba respaldado por el oro. A partir de este momento se ha usado una moneda cuyo valor es el que le asigne el ente que lo emite. Es decir, el dólar vale lo que la Reserva Federal de EE.UU dice que vale, sin nada que lo respalde. 

En El Libro Blanco de Satoshi se explica la necesidad de dejar atrás el sistema económico actual: el sistema basado en la confianza al ente bancario. En este sistema las transacciones son supervisadas por entes bancarios que representan un «tercero de confianza». Este sistema le da poder a las instituciones bancarias y aumenta los costos en las transacciones.

Las fortalezas de las criptomonedas

Las criptomonedas ofrecen la posibilidad de manejar tu dinero directamente. Pero, ¿qué garantiza que las transacciones sean seguras? Su mismo diseño está pensado para evitar los fraudes desde dos ángulos: las transacciones públicas y el consenso comunitario.

El sistema de las criptomonedas sustituye los «terceros de confianza» por una red pública de transacciones. De esta forma, las transacciones son hechas de persona a persona, como sucede cuando se compra con efectivo. Esto significa que cada transacción de Bitcoin se guarda en un registro público de acceso libre. Es la mejor forma de crear un sistema de transacciones absolutamente rastreables. Además, este registro está guardado en miles de computadoras a la vez, un aspecto que le da seguridad extra: que haya tantas copias hace virtualmente imposible falsificar una transacción. También para evitar el fraude, cada transacción es verificada por muchos usuarios, y si es aprobada por la mayoría se hace efectiva. Este sistema se basa en el consenso comunitario.

¿Y de dónde sale su valor? De la confianza que los usuarios tengan en la moneda. Esto puede parecer frágil superficialmente, pero nada más lejos. Una comunidad de personas que tienen sus ahorros guardados en Bitcoin no va restarle valor, sería un suicidio financiero. Así que la confianza en una comunidad con intereses compartidos es una buena forma de asegurar el valor de una moneda. Y de cualquier forma la moneda fiat tiene un valor tan ficticio como lo puede suponer el de la confianza de la comunidad de usuarios que utilizan cierta moneda.

Otro aspecto en el que las criptomonedas ganan la batalla a las monedas fiat es en su capacidad de aumentar de valor. Al igual que el petróleo, sólo hay una cantidad de bitcoins en el mundo, concretamente 21 millones. Mientras, todos los días se imprimen millones y millones en monedas fiat. Entonces, el bitcoin tiene el valor de lo escaso, lo limitado, un valor del que carecen las monedas fiat.

Las criptomonedas y el futuro de la economía

Lo controversial de lo expuesto en el libro blanco de Satoshi se basa en la naturaleza de la moneda que propone. Las criptomonedas están pensadas para ser descentralizadas, con lo que los bancos dejarían de controlar el dinero. La independencia absoluta de entes bancarios representa también la soberanía absoluta sobre el dinero propio. Pero abandonar el sistema financiero actual era como pedir que en América empecemos a conducir por la izquierda. O eso se pensó en aquel momento.

Hoy en día, 10 años después de la publicación de El Libro Blanco de Satoshi, las criptomonedas han tomado territorio en la economía mundial. Se han diversificado y las tecnologías para crearlas se han desarrollado enormemente. Ya muchos países aceptan las transacciones hechas con criptomonedas E incluso se han convertido en una vía de escape en países donde las propias monedas fiat se han ido al suelo, como el caso del bolívar en Venezuela y quizá pronto el peso en Argentina.

Si quieres tener una idea del potencial de las criptomonedas, ten en cuenta que el primer precio del Bitcoin fue de 1 centavo por bitcoin hacia 2010 y hoy — noviembre de 2018 — un bitcoin vale $5.657,91. Una excelente inversión, sobre todo cuando te percatas de que los que compraron bitcoins hace 10 años son millonarios hoy. Sin duda, el futuro de las criptomonedas luce brillante.