¿Cuál es el trabajo del community manager?

¿Cuál es el trabajo del community manager?

¿Cuál es el trabajo del community manager?

Si no te queda claro cuál es el trabajo del community manager, aquí te traigo mis apreciaciones al respecto.

Hoy en día, lo más común en cuanto mencionas el término marketing digital es:

  • Hablar de marketing social
  • «Manejo» de redes sociales
  • Hablar de Facebook

Pero, afortunadamente:

  • Ni todo el marketing digital es marketing social
  • Todo en el marketing social no es «hacer manejo» de redes sociales
  • Ni todas las redes sociales son Facebook.

Sea como fuere, no es mi tarea en esta ocasión acercaros más que a cuál es el trabajo de community manager de acuerdo a mi perspectiva.

El community manager como pieza central de la estrategia

Y es que es relativamente divertido ver cómo en la conciencia colectiva el concepto de community manager se asocia — más incluso que al ya comúnmente esparcido concepto de todólogo — al de una deidad todopoderosa en cuyo puesto se resume absolutamente todo el proceso de generación de cualquier tipo de campaña de marketing o actividad semejante — del estudio y el análisis a las reflexiones, las ideas, los conceptos creativos, sus culminaciones, sus publicaciones y, por supuesto, la administración que todo ello conlleve y en cualquier momento del día; y de ahí de vuelta al análisis (que es lo que correspondería) para poder comenzar el ciclo y reaccionar en tiempo real a las consecuencias de las campañas que se llevan a cabo…

Toda una agencia resumida en una función: la función del community manager.

El community manager — tal y como su nombre indica — lo que hace es administrar comunidades. ¿Y qué es administrar comunidades? Lo mismo que se hace con cualquier negocio: administrarlo; sólo que en este caso el negocio es una comunidad de seguidores relativa a una marca.

El intermediario entre marca y comunidad

En ese sentido, pues, el community manager es un gerente y, como tal, también un intermediario. Y, al igual que el gerente, administra los recursos e intermedia; si el gerente lo hace como representante legal, el community lo hace como representante social. Si el gerente es el presidente del país, el community manager es el embajador ante el mercado. Pero también así, al igual que el gerente administra los diferentes recursos de la empresa no siendo el que los genera todos, igualmente, el community manager no ha de generar todos sus propios recursos:

Así, al igual que el gerente tiene personas que le ayudan con sus mejores consejos a pensar las mejores estrategias posibles para conseguir la mejor marcha posible de la empresa, el community manager necesita también de consejeros que le dicten cuáles han de ser las estrategias con las que saber capturar a esa comunidad. E igual que el gerente tiene un departamento comercial que le ayuda a vender su marca — y lo que sea que ésta represente —, el community manager necesita, por ejemplo, de generadores de todo tipo de contenido (gráfico, multimedia, textual…) que le aporten para ejecutar la estrategia.

El community manager: ejecutor, embajador y pregonero.

Así pues, el community manager es el ejecutor de una estrategia que ha de venirle dada y forjada por otro tipo de profesionales precisamente especializados en el desarrollo de estrategia. Por supuesto que sus análisis ayudarán a la creación de esa estrategia: a fin de cuentas, nadie debería saber más de la comunidad de seguidores de una marca de lo que lo hace él. Pero, aún así, la estrategia no es la principal de las misiones del community manager.

Como tal, el community manager tampoco es el quien ha de forjar las herramientas de esa campaña. Tiene que saber ejecutarlas, activarlas a tiempo, medir su respuesta, intermediar con el usuario en su proceso… pero no tiene por qué saber forjar las armas con las que librará su batalla.

En tanto que embajador, el community manager habla en nombre de todo los que representa la marca en función de la que comunica. Como tal, el community manager ha de tener una capacidad comunicativa excelente ya que ésta será, sin duda, una de sus principales misiones: saber qué lenguaje utilizar y con quién, en función de qué situaciones, etc. Esa misión diplomática, intermediaria y representativa de la marca respecto a la comunidad de ésta sí que es una de las funciones

¿El community manager como pregonero?

Sí, concebir al community manager como un pregonero creo que es algo que nos ayudará a entender otra de sus funciones. Lo vi claro en este ejemplo:

Sin juzgar perspectivas, aquí hay un buen ejemplo de cuál es el trabajo del community manager — o al menos cuál es una de sus funciones. Así, los community managers se pasean por la aldea global y virtual que es Internet — que ya veremos que no queda sólo supeditado a las redes sociales — lanzando sus cánticos aquí y allá.

 image=”3229″

De este modo, vemos cómo tanto uno como otro usuario aprovechan un espacio generado por un tercero para llamar la atención al respecto de sí mismo. El motivo es claro: aprovecharse del posicionamiento de un contenido ajeno para posicionar uno propio. Parece incordiar — y sin duda lo es —, pero es tan lícito como, desde luego, ético.

A fin de cuentas, el razonamiento está claro: si hay gente que ve este contenido en concreto es porque tiene un interés a su respecto; por tanto, será éste un buen lugar para poner mi contenido si es que está relacionado. Esto es clave, pues de lo que se trata es de aprovechar el segmento clave de consumidores que genera un contenido concreto. Si en este caso el contenido es al respecto de los que es un ERP, tendría poco sentido que los usuarios hubieran anunciado el pescado más fresco de la lonja o una aplicación para bajar de peso. Ambos dejan en sus comentarios enlaces que redirigen a contenido relacionado con el contenido del vídeo en el que comentan.

Yo mismo, de hecho — siendo éste el segundo ejemplo —, recuerdo como ayude a Andariega Magazine a conseguir el mayor pico de visitas de su cortísima historia haciendo exactamente lo mismo.

image=”3233″

Y, precisamente, como decía antes, no conviene encasillarse en las redes sociales. Todo blog que permita comentarios, webs de periódicos que también los permitan, foros… y así sucesivamente.

En el caso de Andariega, precisamente fueron ésas las tres herramientas que usé. Hubo tres contenidos que funcionaron de fábula esos días: uno al respecto de la película de Queen, otro al respecto del concierto que Shakira dio en Guayaquil y el último relativo a Halloween, el día de todos los Santos y esas cosas.

Pues bien, de lo primero, como se trataba de actualidad, no tuve más que ir buscando notas de prensa y de otros blogs que comentaran al respecto e ir dejando mi opinión seguida del enlace al artículo de Andariega — eso lo hice tanto a nivel de las webs como de las redes sociales de cada medio de comunicación. Además, por supuesto, si marcaban tendencia en redes sociales a través de algún hashtag, pues aprovechaba cada publicación para colocarlo y, a su vez, multiplicar el efecto.

Los contenidos, la verdad, eran sorprendentemente buenos y, además, tuvimos la suerte de que llovieron críticas desde todos lados. Fue curioso ver como los haters — esos seres que se pasean por Internet sin nada mejor que hacer que meterse con lo que sea que tú trates de aportarle al mundo — no hicieron sino alimentar el engagement en redes sociales y, con ello, el creciente interés de la comunidad al respecto de lo que se había publicado.

Finalmente, para el tercero de los artículos — sí, eran temas de actualidad, pero, a la vez, no —, busque webs en las que poder comentar, pero apenas las encontré. Ahora bien, como el tema de Halloween — comercial o no — está bastante relacionado con el tema freak y geek, decidí que lo freak y lo geek siguen conviviendo a día de hoy en Internet en forma de foros. Así que decidí buscar los más que pude, generé una identidad y en lugar de simplemente publicar  en ellos y dejarlo estar, busqué contenidos verdaderamente afines — lo más frescos posibles — y posteé en respuesta de los que consideré adecuados e incluso mantuve el debate respectivo — tal y como haría en redes sociales — cuando me tocó hacerlo. 

Por último, el análisis de toda esta data tampoco es misión del community manager. Eso lo hace el analista de data. El community manager aporta, por supuesto, conoce el medio, pero no hace el trabajo que te haría un especialista del análisis de datos completamente dedicado a ello sin interrupciones que vayan de atender mensajes a buscar esos espacios donde pregonar la propia marca..

Ésas son las funciones de community manager

Así, si a mí me preguntáis, considero que las funciones del community manager son:

  • Consultor de una estrategia de marca
  • Ejecutor de una estrategia de marca
  • Embajador de una marca
  • Pregonero de una marca
  • Analista en primera instancia

Espero, con esto haberos podido aclarar qué es lo que hace un community manager.

 

Era Digital: la Era del Usuario

Era Digital: la Era del Usuario

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Era Digital: la Era del Usuario

La revolución tecnológica a la que asistimos a partir del nacimiento de Internet ha representado los cambios más radicales que podíamos pensar en la forma de vida de todos. Nuestro comportamiento ha variado más en los últimos 30 años de lo que lo había hecho en los 300 años anteriores. La tecnología que ha propiciado la Era Digital en en la que vivimos — capitaneada por el nacimiento de la gran Red de Redes y la generalización de dispositivos móviles (celulares y tablets) principalmente — ha cambiado el modo en el que nos comportamos, el modo en el que nos comunicamos, el modo en el que existimos… y, por supuesto, el modo en el que creamos negocios y el modo en el que consumimos de ellos — ya no como clientes, sino como usuarios (y de ahí el nombre: la Era del Usuario).

A día de hoy lo común es lo digital, el acceso inmediato a lo que sucede al otro lado del mundo no sorprende ya a nadie, sino que, además, nos lleva a ser víctimas de uno de los rasgos principales generados dentro de este comportamiento digital: la búsqueda continua de gratificación inmediata.

Este cambio de paradigmas en la forma de vida ha obligado a la reestructuración de las formas de interacción, con lo que también cambiaron las formas en las que los usuarios comenzaron a asumir la experiencia de compra. Ahora se trata de una experiencia emocional alejada de la tradicional experiencia de compra.

La actividad de la venta ya no puede ser la que era y el valor que desprende un producto debe ser mucho más grande que el deseo o la necesidad que cubre.

La muerte del marketing

Debido a esto, las técnicas del marketing tradicional se han encontrado a sí mismas obsoletas de la forma más inmediata. Sin ir más lejos, el marketing outbound es un claro ejemplo de ello. ¿A cuántos de nosotros nos gusta hoy en día que nos «asalten» por teléfono las teleoperadoras de las grandes multinacionales (o de las pequeñas empresas, tanto da) para vendernos algo que no hemos pedido? O incluso si lo hemos pedido… ¿no había otra forma más amena de hacerme llegar la información que con una persona al otro lado del teléfono cuya única misión es «encalomarme» un producto o un servicio sobre el que yo, a lo sumo, no he manifestado sino — quizá — un «poquito de curiosidad»? 

Pero, por supuesto, la obsolescencia de las formas más primigenias de mercadología no significa, ni mucho menos, la muerte del marketing. Al contrario. Con el advenimiento de la Era Digital y de la Era del Usuario el marketing evoluciona a una versión 2.0 e incluso a una versión 3.0… en cualquiera de ellas se trata de una era como ésta, la Era del Usuario, que también deja obsoleto un dicho, aquel de «el cliente siempre tiene la razón», y que ahora debería leer:

[/vc_column_text][trx_quote cite=”https://www.ibaifernandez.com/era-digital-la-era-del-usuario/ ” title=”Ibai Fernández”]

«El cliente diseña la razón.»

[/trx_quote][vc_column_text]

Así pues, esto no representó la muerte del marketing, sino su evolución a otro estado en el que los usuarios se convierten en el verdadero centro del negocio.

¿Qué había antes de la Era Digital?

Televisión. Radio. Prensa. Medios tradicionales de comunicación que apenas recibían feedback de sus audiencia. Marcas, negocios y empresas que anunciaban en esos medios y que recibían aún menos comunicación por parte de los que adquirían sus productos y servicios. Estos canales de comunicación eran casi completamente unidireccionales. Emitían un mensaje que, de forma uniforme, llegaba a todos los hogares y afectaba, de tal forma, el comportamiento de los consumidores  

Pero llego el final del siglo XX. Se inició el boom de Internet. Las computadoras y el acceso a Internet se volvieron cada vez más y más cotidianos. Se instaló en cada vez más hogares. Los medios de comunicación se convirtieron en canales bidireccionales que iban y volvían de la marca, negocio o empresa y del consumidor a los primeros a una velocidad parecida a la de la luz y en unas cantidades que harían palidecer a cualquier cuentacuentos oriental. Recordemos, además, que Internet representa el primer medio de comunicación de la historia de muchos a muchos.

[/vc_column_text][vc_column_text]De uno a uno: conversación, telégrafo, teléfono,

De uno a muchos: comunicación

De muchos a muchos: Internet[/vc_column_text][vc_column_text]

El marketing antes de la Era del Usuario

El marketing — como se conoce al marketing que usa técnicas previas a la Era Digital — tuvo, de hecho, un florecimiento en la década de lo 50 en Estados Unidos. La tele se había impuesto en los salones estadounidenses y los publicistas lo controlaban todo a través de las ondas televisivas. En este contexto en el que los televisores y los teléfono en casa eran aún una novedad, las técnicas de mercadeo estaban asociadas a esa unidireccionalidad de los medios de comunicación existentes entonces y los consumidores sólo recibían publicidad sin la posibilidad de hacer comentarios salvo a través de la aceptación o el rechazo de la oferta. no había comentarios. Ni había más comunidad que escuchara esos comentarios que los círculos sociales de quienes hacían dichos comentarios.

Ahora pensemos en los círculos sociales que se originan hoy. Millones de seguidores que siguen a otros millones de seguidores. En aquel entonces era trabajo de marketeros y publicistas dictar el camino por el que los consumidores debían ir. El trabajo del mercadólogo ahora es surcar una mar de data generada por los propios usuarios que desde hace ya mucho tiempo le pueden decir a las marcas, empresas y negocios lo que piensan de ellos. El experto en marketing ayuda a averiguar cómo se va a mover el terreno, por dónde será más fácil vadear la corriente, moldea una marca, empresa o negocio a la expectativa del público que se forma en torno a su marca y a las exigencias que el primero tiene de los últimos.

Marketing tradicional en la Era del Usuario

Por supuesto que los expertos en marketing son los que impulsan desarrollos, innovaciones y tendencias en productos, servicios, marcas… La diferencia reside en que las técnicas del marketing tradicional eran definidas por una idea general de lo que el cliente quería. No había forma de definir con certeza las inclinaciones de los consumidores,  la técnica de estudio más popular eran los grupos de prueba. En la Era del Usuario, Internet permite la medición absoluta de toda la interacción que dichos usuarios tienen con sus marcas, empresas y negocios y con sus propias comunidades en torno a ellos.  Por bien hecho que está un focus group nunca va a poder ser igual que usuarios y más usuarios que te hacen hagan llegar cientos de datos para que puedas interpretar qué es lo que quieren y corras a dárselo.

Además, Internet se ha convertido en la Era del Usuario en el primer lugar al que éste recurre para ver qué es lo que necesita y qué es lo que desea. Y ya no se deja engañar tan fácilmente como solía. Ahora lo investiga todo desde casa: precios, disponibilidades, calidades… y se deja influenciar por su comunidad, no por los grandes parlantes de una televisión. Recurren a expertos que han posteado contenidos al respecto: han escrito artículos o han hecho vídeos o han dejado infografías desarrolladas que explican productos, por ejemplo, o que permiten entender la diferencia entre dos productos similares de dos empresas distintas.

Google lo llama Zero Moment of Truth.

Características de la Era del Usuario

  1. Gratificación inmediata
  2. Experiencia emocional
  3. Bidireccionalidad de la comunicación
  4. Inmediatez de la comunicación
  5. Generación de vínculos de confianza entre marcas y usuarios
  6. Individualidad: todo el mundo tiene voz en Internet. Igualmente, todo el mundo se siente único, tiene deseos únicos y quiere seguir sintiéndose único después del trato que le des como usuario.
  7. Mayor libertad de elección: el usuario tiene acceso a un mucho mayor número de proveedores de lo que se tenía en el pasado.
  8. Zero Moment of Truth: decidir antes de decidir; no dejarse influenciar
  9. Rechazo del marketing outbound e inclinación hacia el inbound

Y es que el usuario no sólo no quiere dejarse influir, no le gusta ni que lo molesten al respecto; sirve la mejor información sobre tu marca, empresa, negocio, producto o servicio y hazlo verdaderamente atractivo gracias a la experiencia emocional — positiva, por supuesto — que ha de representarle al consumidor hacer esa elección.

Así fue como el marketing tradicional ya no tuvo cabida en un mundo donde los publicistas dejaron de dictar las tendencias y los consumidores se convirtieron en usuarios que dejaron de seguir tendencias que no fueran las que ellos mismos diseñaran. Eso no quiere decir que no fuera difícil para los mercadólogos y los publicistas de antaño convencer al público de entonces, pero la industria estaba en una posición algo más cómoda de lo que se encuentra ahora. Había tiempo entre una campaña y otra. Hoy por hoy pareciera que todos los días es el último para hacer de tu interacción con tu público una campaña de comunicación.

Ah, sí, porque ya no se hace publicidad. Ahora la publicidad es lo que se paga. El resto del tiempo tienes que estar atrayendo a potenciales clientes a través de generación de contenidos o marketing inbound, la satisfacción de tu público consolidado para con esos mismos contenidos o para con contenidos específicamente diseñados para ellos y la generación de conversación en la comunidad al respecto de los unos y de los otros.

Marketing inbound en la Era del Usuario en 4 puntos

  1. Genera contenido que atraiga a las personas que podrían estar interesadas en tu marca, negocio o empresa que no conozcan tu marca.
  2. Genera contenido que atraiga a las personas que podrían estar interesadas en tu marca, negocio o empresa que ya conozcan tu marca.
  3.   Genera contenido que atraiga a las personas que ya han demostrado estar interesadas en tu marca, negocio o empresa pero que no se hayan convertido aun en tus usuarios.
  4. Genera contenido para generar conversación entre tus usuarios de modo que éstos nunca dejen de serlo.

Escucha la voz del usuario en la Era del Usuario

Entonces, si el usuario manda… ¿por qué no escucharle? Es la única manera de saber qué es lo que quiere — y lo está diciendo a voces. Sólo hace falta saber leer los datos. Ya la investigación no queda reducida a un grupo representativo de todo el segmento de mercado ni siquiera se habla ya de segmentos de mercado. Se habla de buyer persona. Pero ésa es otra película. Para desarrollar un producto o un servicio ganador hay que saber exactamente lo que el usuario quiere. Y para eso no hay mejor herramienta que escucharlo de sus propios labios… o en este caso de la punta de sus dedos cada vez que escriben y «postean» en todos y cada uno de los gigantes círculos sociales que Internet pone a nuestro alcance hoy en día. 

En la Era del Usuario ya no es necesario hacer grupos de prueba tradicionales para entender las reacciones del público. Ahora «basta» con saber medir la temperatura en redes, saber leer entre líneas, tener un ojo en las métricas pero, más capitalmente, saber escuchar.

Saber escuchar al público cuando este levanta la voz en la Era del Usuario es una costumbre que se está volviendo a aprender en algunos lugares, pero que es la única de las formas actuales de, salvo anomalía, concebir algún éxito del tamaño que sea para un producto o servicio que quiera ser verdaderamente considerado en el mercado. Estas poderosas herramientas representan una enorme ventaja, en comparación con las técnicas del marketing tradicional.

Complacer las necesidades y los deseos de los usuarios sigue siendo la meta y no hay estrategia de marketing digital que no empiece con un solido plan de marketing digital al que esté alineado. Pero antes de la Era del Usuario las herramientas para conocer lo que el consumidor quería eran muy limitadas e imprecisas. Internet ha evolucionado dichas herramientas a una magnitud difícil de llegar a comprender salvo para los muy expertos en el tema.

En resumen: el marketing de la Era del Usuario

Medir y actuar. Sólo se trata de eso. Hoy nadamos en un universo de Big Data en el que todo es medible. Y como reza esa gran máxima del marketing: [/vc_column_text][trx_quote cite=”https://www.ibaifernandez.com/era-digital-la-era-del-usuario/ ” title=”Cualquier listillo del marketing”]

«Sólo lo medible es mejorable.»

[/trx_quote][vc_column_text]Esta es quizá una de las grandes ventajas que ofrece Internet — y que nunca antes pudo ofrecer otro medio de comunicación —: puedes conocer cualquier interacción que el usuario tenga en relación al universo de la identidad digital de tu empresa, marca, servicio, producto, negocio…. Desde cuántas visitas tuviste hasta cuál es contenido más popular de tu sitio web en función del día de la semana y de las horas de ese día, cuál es la reacción específica de los consumidores y muchas otras cosas.

Averigua el comportamiento de tu usuario y sabrás cuándo resulta más sencillo encajarle una contenido que lleve a una venta. Sí, un contenido. Deja que él se acerque a tu marca, no se la fuerces en las bruces. 

Averigua cuál es el contenido que le gusta más.

Averigua cuáles de esos contenidos son los que llevan o los que más acercan a la venta.

Averigua en qué punto del proceso de decisión están tus clientes en función de cuál haya sido su comportamiento al respecto de una promoción. Averigua el sentimiento al respecto de tu promoción. Lanza un concurso y comprueba la relevancia de tu marca.

En definitiva, observa, mide, analiza, actúa… y vuelve a empezar.

Volver al inicio

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]

El lenguaje de los emojis

El lenguaje de los emojis portada

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El lenguaje de los emojis

La Era de la Comunicación Digital ha implicado un sinfín de cambios en la sociedad humana. Hoy en día, las herramientas tecnológicas definen nuestra cotidianidad y nos mantienen en conexión con el resto del mundo. Los celulares, las computadoras y las tablets son ventanas desde las que tener algo así como una vista perfecta a esta aldea global en la que vivimos. Y en esta nueva era todo es renovado, incluidos, por supuesto, los métodos de comunicación. Por ejemplo, desde hace ya bastantes años la comunicación a través de los emojis han evolucionado hasta convertirse en una nueva forma de comunicación iconográfica y no verbal: el lenguaje de los emojis.

Y es que a día de hoy se envían unos 6.000.000.000 de emojis diarios. Son casi una necesidad para cualquier comunicador digital que se precie, constituyendo el complemento emocional perfecto a cualquiera que sea el texto que uno escriba. Así, de alguna manera, los emojis logran ampliar las ideas sucintas que sólo el texto de los mensajes no es capaz, dándoles profundidad  y, sobre todo, el tono que el texto escrito por sí solo no es capaz de comunicar.

Además, la comunicación a través de emojis conforma un idioma que puede ser comprendidos por hablantes de cualquier idioma, lo que lo dota de una carácter de universalidad único.

[/vc_column_text][vc_column_text]

La ideografía y los emojis: el inicio del lenguaje humano

En los albores de la comunicación humana — podemos imaginarnos —, abundaban los gruñidos, los berridos, los gestos e incluso los golpes; pero con el paso de los años — los siglos, los milenios… — esos sonidos inicialmente sinsentido llegaron a evolucionar hasta las unidades mínimas con significado; es decir, lo que hoy conocemos como palabrasTuvo que pasar aun mucho más tiempo antes de que las esas palabras encontraran su representación gráfica; esto es, que la comunicación oral diera lugar a la comunicación escrita. Con ello la información pudo comenzar a ser almacenada y distribuida, consiguiendo, además, ganar la batalla al pasar del tiempo.  

La invención de la escritura marcaba así el momento en el que el hombre pudo comenzar a registrar sucesos, acontecimientos… y, en definitiva, todo lo que pasaba por su ya no tan primaria cabeza. Por eso la Historia de la humanidad — así, con mayúscula, en tanto que disciplina humanística y como episodio posterior al de la Prehistoria — inicia con la invención de la escritura hace unos 5.000 años.

Las primeras lenguas que fueron fijadas mediante su representación gráfica pertinente no eran de escritura alfabética sino de escritura ideográfica o escritura ideogramática. Es decir, eran lenguas cuyas representaciones gráficas no estaban compuestas por letras que hacían referencia a fonemas concretos (a sonidos, en definitiva) sino que se trataba de «ideas» expresadas de manera gráfica a través de «pequeños dibujos», cada uno de los cuales representaba una de esas ideas.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”3004″ img_size=”large” alignment=”center” onclick=”link_image”][vc_column_text]

Desde entonces, las lenguas, en su evolución, encontraron en los alfabetos formas más económicas y pragmáticas de expresión; lo que no significa, por supuesto, que hayamos abandonado, en absoluto, la metodología iconográfica de expresión que aún podemos seguir encontrando en señales de tránsito, ritos religiosos, cálculos matemáticos…

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”3015″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”3009″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”3010″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

…y, por supuesto, en nuestros chats.

Y es que los emojis no son sino ideogramas digitales, es decir, símbolos que contienen una idea completa y que son comprensibles por sí mismos. Símbolos cuyo significado, no obstante, es amplio e interpretable de acuerdo al contexto. Símbolos que comunican y representan un mensaje visual… Tal y como, por ejemplo, tenían los antiguos egipcios su lenguaje jeroglífico.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=”3011″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center” onclick=”link_image”][vc_empty_space][vc_column_text]

El lenguaje de los emojis en la comunicación digital

El origen de los emojis también hace pensar en ellos como en un idioma en sí mismo. Los emojis fueron creados a finales de los 90 por el japonés Shigetaka Kurita, un empleado de la NTT DoCoMo, una operadora de telefonía celular japonesa.

El primer emoji fue el corazón rojo, un signo universal de amor y cariño, introducido por primera vez en el teléfono móvil Pocket Bell de la compañía nipona. Este corazón lo cambió todo: la respuesta fue positiva; tanto que la disponibilidad de emojis en el siguiente modelo del celular se amplió a 176 emojis.

[/vc_column_text][trx_quote cite=”https://es.wikipedia.org/wiki/Emoji” title=”«Emoji» en Wikipedia”]La palabra emoji (en japonés: 絵文字) es un término japonés compuesto del caracter e (imagen, dibujo: 絵) y de moji (carácter: 文字).[/trx_quote][vc_column_text]

Un emoji vale más que mil palabras

Una vez que surgieron, los emojis fueron adoptados por la comunidad con una naturalidad abrumadora, casi como si hubiesen estado esperándolos desde siempre. Y es que hoy por hoy los emojis están por todos lados: ¡Hasta hay una película de los emojis! Hoy en día, los emojis son parte de la cotidianidad, al punto en el que raro es el usuario que se acuerde de la «época pre-emojis» en la que todo lo más que podíamos hacer para expresar el tono en el que estaban escritos nuestros mensajes era mediante la adición de emoticonos, los «emojis primitivos».

Si preguntáramos a los usuarios de WhatsApp, por ejemplo, por qué usan emojis, la mayoría de ellos, más probablemente, se encogerían de hombros y nos mirarían con caras que fueran del asombro a la extrañeza, como queriendo decir: «¿Qué preguntas son ésas? ¡Son emojis! ¡Están ahí para ser usados!».

Algunos otros, en cambio, probablemente te dijeran lo que es más cierto: que los emojis son complementos perfectos para los mensajes que escriben en sus conversaciones de chat.

Y es que la comunicación humana no consiste tan sólo en hablar o escribir. De hecho, es ampliamente convenido por la comunidad científica que la mayor parte de la comunicación humana, de hecho, es lenguaje no verbal; es decir, que gestualidad, expresiones faciales, el tono de voz así como el «color emocional» de lo que se dice (y de lo que no se dice también, de hecho). Éstos son algunos de los aspectos de la comunicación no verbal que no pueden ser leídos en un mensaje… pero que sí se pueden «interpretar» a través de un emoji.

Recordemos que la forma más natural de comunicación es cara a cara, circunstancia en la que se dan — de forma sincrónica — el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal. Así, los emojis complementan el mensaje escrito porque representan esa parte del lenguaje no verbal que se pierde en la comunicación escrita.

Gracias al uso de los emojis, por ejemplo, podríamos diferenciar un «te quiero» honesto de un «te quiero» sarcástico, sin que hayamos de mediar para ello más nada que el «dibujito» adecuado.

[/vc_column_text][vc_column_text]

El lenguaje universal de los emojis

Otro aspecto importante de los emojis — y que los diferencia, en tanto que lengua, de todas las demás del planeta — es que universal. Universal al modo que lo son la mayoría de los iconos de señalética internacional utilizados, por ejemplo, en todos los aeropuertos o en la mayor parte de las puertas de los retretes de todo el mundo.

Símbolos, iconos, signos… que son inmediatamente comprendidos por casi todos nosotros sin importar qué idioma hablemos o de qué cultura provengamos.

Esto ocurre debido al sentido intuitivo y descriptivo de dichos símbolos, signos e iconos — y que se hace extensivo al lenguaje de los emojis — que los individuos descifran, entre otras cosas, debido a su grado de similitud con la vida real.

El lenguaje de los emojis como herramienta publicitaria

El lenguaje de los emojis ha alcanzado, de hecho, tal grado de universalidad que han llegado a ser — como ya se ha comentado — no sólo protagonista de películas sino también adoptados como herramientas publicitarias.

Por ejemplo, en 2015, Durex aprovechaba el sentido que la cultura del Internet le había dado ya por aquel entonces  al emoji de la berenjena y del durazno para hacer publicidad que se acercaba a las audiencias más jóvenes y digitales.

Y también en 2015, Dove desarrolló un emoji con cabello rizado como una campaña para promover la inclusión. Publicidad que no utiliza palabras y que es universal: oro puro.

Puede antojarse curioso pensar que este regreso a métodos comunicativos de la Antigüedad es, por ahora, uno de los mejores intentos en los que se ha incurrido a la hora de crear una forma de comunicación universal.

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”3016″ img_size=”large” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”3017″ img_size=”large” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

17 de julio: ¡Día Mundial del Emoji!

De hecho, por surrealista que pueda parecer, hasta existe ya un Día Mundial del Emoji, que se celebra en las redes sociales más populares (Twitter, Instagram o Facebook) usando el hashtag #WorldEmojiDay.

¿Y por qué el 17 de julio? Porque el 17 de julio es el día que aparece en el emoji del calendario: 📅[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_video link=”https://youtu.be/gqtCzJCK22I” align=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]

Academias del lenguaje de los emojis

Sin duda, el futuro de los emojis pinta resplandeciente. Su popularidad no va a disminuir; por el contrario, ya entró a los mundos del cine y de la publicidad y, más probablemente, con el paso del tiempo empezará a ser usado en otras multitud de contextos. Pero por muy progresista que sea este nuevo y universal lenguaje de los emojis, técnicamente no puede ser calificado como tal. Hay varios aspectos que caracterizan a los lenguajes de los que el lenguaje de los emojis carece.

Por una parte, los idiomas son sistemas estructurados y planificados. Los orígenes de cada lengua son espontáneos, pero lo que las hace lenguas es que, a la larga, se van configurando para ser comunes — y para obedecer a un grupo de normas comunes — a un grupo de individuos. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurre en el lenguaje de los emojis, los lineamientos de los idiomas son absolutamente arbitrarios. Por ejemplo, en español, la palabra árbol no tiene ninguna relación natural con su referente.

En el lenguaje de los emojis no existe ninguna estructura pensada ni planificada. Los sentidos se dan de forma espontánea, natural y no reglada. Además, por supuesto, es un idioma que carece de ninguna clase de autoridad que lo avale. Por lo tanto, el lenguaje de los emojis se podría definir como un lenguaje ideográfico que se ha quedado anclado en su niñez más temprana. Quizá en el futuro alguna institución se haga responsable de estructurar el lenguaje de los emojis adecuadamente llegando a convertirlo en un idioma, quién sabe.

Este regreso a los métodos antiguos y confiables sea tal vez una muestra de que los instintos primigenios — incluso los de los humanos — prevalecen sobre la fuerza de los hábitos… o quizás, al contrario, sea el hábito el que nos hace retornar a nuestros instintos más primordiales. Y las nuevas tecnologías no están acá para modificar la naturaleza humana, sino para — a lo sumo — convertirse en nuevos intermediarios de técnicas cuyas eficacia ya ha sido de sobra probada a lo largo de los siglos.

[/vc_column_text][trx_quote title=”Ibai Fernández”]El lenguaje de los emojis, en cualquier caso, no resulta sino una prueba de lo que ocurre cuando las tecnologías aciertan a cubrir con creces las necesidades y/o los deseos del público.[/trx_quote][vc_column_text]

Volver al inicio

[/vc_column_text][vc_empty_space][trx_blogger style=”masonry_3″ columns=”3″ descr=”140″ title=”Mas artículos en comunicación” cat=”178″ count=”6″ offset=”0″ orderby=”random” controls=”yes”][/vc_column][/vc_row]

¡La Era Digital llega a Ecuador!

Era Digital

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La Era Digital llega a Machala y a Guayaquil

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=”2946″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]¡La Era Digital llegó a Machala y a Guayaquil! 40 horas de capacitaciones en 5 días, dos en la capital de la provincia de El Oro y tres en la capital de la provincia de Guayas. Los micro, pequeños y medianos empresarios (¡emprendedores!) y los artesanos de estas provincias vieron más que satisfecho su deseo de entrar con buen pie en la Era Digital… ¡y lo hicieron por la puerta grande![/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Ciudades: Machala (20 y 21 de agosto de 2018) y Guayaquil (22 a 24 de agosto de 2018).

[/vc_column_text][vc_column_text]

¡La Ruta de la Digitalización 2018 da comienzo!

La asistencia a las capacitaciones de bienvenida a la Era Digital impartidas en Machala y Guayaquil por parte de NIC.ec a emprendedores y artesanos convocados por el MIPro tuvo un promedio de 30 asistentes por día con un total de 136 asistentes a lo largo de la semana. Todo un éxito si se compara con la expectativa suscrita por ambas mencionadas instituciones — que era de 250 asistentes.

Estos grupos de asistentes estuvieron compuestos en su totalidad por micro, pequeños y medianos empresarios así como por artesanos, todos ellos ecuatorianos, afiliados de algún modo al Ministerio de Industrias y Productividad de la República del Ecuador, que conocieron de primera mano todos los beneficios que la entrada de sus emprendimientos a la Era Digital puede ofrecerles.

En Machala se presentaron un total de 60 asistentes provenientes de Machala, Piñas, El Guabo, Santa Rosa, Arenillas, Pasaje y Las Lajas. En Guayaquil se personaron un total de 76 asistentes provenientes de Guayaquil, Quevedo, Babahoyo, Salinas, Samborondón, Durán y Daule.[/vc_column_text][vc_column_text]

Capacitaciones de bienvenida a la Era Digital

Tal y como fue acordado por las instituciones, las capacitaciones versaron acerca de la nueva Era Digital en la que ahora vivimos, la importancia de la digitalización en nuestras vidas y en nuestros negocios, el cambio cultural que ésta supone — por supuesto en tanto que este cambio también se impone en lo que a las tendencias en los usos y las costumbres del mercado se refiere —, modelos de negocio en Internet, la importancia de llevar nuestros negocios a la gran Red de Redes, la importancia de la comunicación y la creatividad dentro del marco de Internet, sobre todo en lo que a monetización y a comercio electrónico respecta, los beneficios de este tipo de comercio, los modos en los que aprovechar las ventajas que trae consigo, nociones básicas de marketing digital (como embudos de inducción, social media marketing, experiencia de usuario), etc.

Finalmente, por supuesto, se capacitó a los asistentes en la cumplimentación del formulario de requerimiento de páginas web de la factoría de páginas web de NIC.ec que, no obstante, en lugar de rellenar y entregar sobre la marcha, la absoluta totalidad de asistentes decidió llevar a casa para desarrollar con tranquilidad en función de todas y cada una de las novedades sobre las que habían aprendido ese mismo día — lo que, además, como el capacitador que fui, fue, junto a muchas otras reacciones positivas de la audiencia, un absoluto lujo.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Era Digital: la recepción del público

La recepción por parte del público, lejos de ser buena, fue conmovedora. Sólo hacía falta escuchar a los educandos que, como fue reflejado a través de la propia prensa, hablaban de «una oportunidad única» y de «lo mejor que les podía pasar y les había pasado». Sírvanse algunos recortes digitales de prensa para ilustrar lo anterior:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_btn title=”Diario Correo (El Oro)” color=”mulled-wine” size=”sm” align=”center” link=”url:https%3A%2F%2Fwww.diariocorreo.com.ec%2F20397%2Fciudad%2Fpequenos-productores-orenses-conocieron-sobre-ventas-online|title:Diario%20Correo%3A%20Peque%C3%B1os%20productores%20orenses%20conocieron%20sobre%20ventas%20online||”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_btn title=”MIPro” color=”mulled-wine” size=”sm” align=”center” link=”url:https%3A%2F%2Fwww.industrias.gob.ec%2Fmipro-impulsa-comercializacion-via-digital-tu-negocio-en-internet%2F|title:MIPro%3A%20Mipro%20impulsa%20comercializaci%C3%B3n%20v%C3%ADa%20digital%2C%20Tu%20negocio%20en%20internet||”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_btn title=”Volver al blog” color=”mulled-wine” size=”sm” align=”center” link=”url:https%3A%2F%2Fwww.ibaifernandez.com%2Fblog|title:Diario%20Correo%3A%20Peque%C3%B1os%20productores%20orenses%20conocieron%20sobre%20ventas%20online||”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

La inversión tecnológica en Latinoamérica

inversión tecnológica en Latinoamérica

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La inversión tecnológica en Latinoamérica

[/vc_column_text][vc_single_image image=”2884″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center” onclick=”link_image”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_empty_space][vc_column_text]

La gran ola de inversión tecnológica en Latinoamérica se abre paso no haciendo sino crecer. Nacida en Estados unidos y extendida con anterioridad a mercados como el europeo o el asiático, este tsunami llega ahora a Latinoamérica. Y con él viene una oportunidad única: la de desarrollar la siguiente generación de emprendimientos tecnológicos estelares. El mercado así lo dispone: el crecimiento del uso de Internet y de Internet móvil, un mayor PIB en conjunto que el de India o el de China — los gigantes asiáticos que más han crecido gracias a los emprendimientos tecnológicos. Y, finalmente, un mercado dominado por conglomerados manufactureros, industriales y financieros que dejan plenitud de espacio para los conquistadores del futuro.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_empty_space][vc_column_text]

La revolución tecnológica ha alcanzado una fase de madurez. Los mercados centrales (Estados Unidos y Europa) finalmente se saturaron y el capital financiero se ha movido hacia los mercados periféricos. Primero fueron India, China, Sudáfrica… ahora le llega la oportunidad a Latinoamérica. Desde 2013 hasta 2017, la inversión tecnológica en Latinoamérica promediaba un capital de emprendimiento en tecnología alrededor de los 500 millones de dólares. Fue en 2017 cuando este capital de emprendimiento alcanzó el pico de los los 1.100 millones de dólares. Una tendencia que continua en el presente, cuando sólo en el primer trimestre de 2018 se gastaron más de 600 millones de dólares en inversión tecnológica en Latinoamérica.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_empty_space][vc_column_text]

Inside Latin America’s Breakout Year in Tech

Inside Latin America’s Breakout Year in Tech es un reporte de 8 páginas con actualizaciones al respecto de la inversión tecnológica en Latinoamérica en relación al capital de emprendimiento. Es un mapeado de los principales mercados latinoamericanos así como de los mejores acuerdos llegados, las alianzas financieras establecidad, la madurez del ecosistema de emprendimientos alcanzadas, las tendencias más destacadas y los sectores de más rápido crecimiento dentro de dicho ecosistema.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

Por otra parte, el crecimiento de la inversión tecnológica en Latinoamérica coincide con la conversión de la región como un mercado estratégico clave  para una creciente lista de compañías tecnológicas globales como Google, Uber, Facebook, Amazon, Spotify, Netflix…

 

Otra estadística destacable es que sólo en 2017 más de 25 nuevas firmas globales de capital de emprendimiento entraron a la región.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

La inversión tecnológica en Latinoamérica: apoyo institucional

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Pero la financiación por sí sola no asegura ninguna clase de éxito, por supuesto. Otros requisitos que puedan maximizar el impacto de un nuevo flujo de capital han de ser satisfechos, como, por ejemplo, la infraestructura física, social y tecnológica dentro de cada sociedad dada o la existencia de una clientela local capaz y exigente. También, las condiciones como la calidad de la conexión de Internet o el uso que se le da a éste son aún en muchas partes el continente una realidad que no podemos olvidar, como lo es el número creciente de usuarios de smartphones y de comercio electrónico, que ya alcanzan en Latinoamérica los niveles existentes en los Estados Unidos. Esas tendencias no cambian. Pero sí que cambia una: la del apoyo institucional.

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Las instituciones se han tenido que adaptar también a los tiempos y no han podido obviar la fuerza de crecimiento que trae consigo la digitalización y la necesidad, sino de efectuar inversión tecnológica en Latinoamérica cuando no han podido, al menos de allanar el camino a los posibles emprendimientos tecnológicos a través e diferentes programas institucionales, líneas de crédito y financiación y cambios regulatorios. A través de ellos, las diferentes administraciones públicas latinoamericanas han comenzado a apoyar el desarrollo de los ecosistemas locales de inversión tecnológica en Latinoamérica.

.- Ibai Fernández.

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=”stretch_row_content_no_spaces” css=”.vc_custom_1532571605055{background-color: #0a0a0a !important;}”][vc_column][vc_empty_space][vc_btn title=”Volver al blog” color=”mulled-wine” align=”center” link=”url:http%3A%2F%2Fwww.ibaifernandez.com%2Fblog%2F|title:Volver%20al%20blog||”][vc_empty_space height=”16px”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space height=”16px”][/vc_column][/vc_row]

Turismo Digital Inteligente

Turismo Digital Inteligente

[vc_row][vc_column][trx_title type=”2″ align=”center”]Turismo Digital Inteligente[/trx_title][vc_gallery type=”flexslider_slide” interval=”3″ images=”2732,2733″ img_size=”large”][vc_column_text]Tema: Turismo Digital Inteligente: Influencia de la digitalización en el turismo cultural.

Conferencia en el Museo Numismático del Banco Central de Ecuador.

Gracias a la organización y a la cálida audiencia.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_btn title=”Volver al inicio” color=”mulled-wine” size=”lg” align=”center” link=”url:http%3A%2F%2Fwww.ibaifernandez.com%2F|||”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

Esquema de Marketing Digital

Esquema Marketing Digital

[vc_row][vc_column][trx_title type=”2″ align=”center”]Marketing digital esquematizado[/trx_title][vc_single_image image=”2716″ img_size=”large” alignment=”center” onclick=”img_link_large”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

Azul: el color de Internet

Azul-1

[vc_row][vc_column][trx_title type=”2″ align=”center”]¿Por qué es el azul el color por defecto de Internet?[/trx_title][vc_column_text]«Googlea» cualquier cosa. ¿Bien? Ahora comprueba Facebook. ¿También bien? ¿Qué tal si comprobamos Twitter? Eso es… Una última: echa un vistazo a LinkedIn. ¿Qué es lo que más has visto? Sí, eso es: color azul. El azul es, de lejos, el color más popular en Internet. Pero… ¿por qué?[/vc_column_text][trx_title type=”3″ align=”center”]La atmósfera es azul[/trx_title][vc_single_image image=”1556″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]

Te puede parecer absurdo, pero una de las razones por las que dicho color es tan popular en Internet podría tener que ver con el hecho de que la atmósfera del mundo en el que vivimos lo es.

¿Y por qué es de ese color el cielo? Principalmente porque rebota en la cantidad de agua tan abrumadora que hay en nuestro pequeño y lindo planeta tiñendo la atmósfera de ese característico color de nuestro planeta — el Planeta Azul.

Podría, por tanto, argüirse que, aunque no nos demos cuenta, el azul es el color al que más naturalmente estamos aclimatados. Y dado que la gente quiere que la experiencia tecnológica y digital les resulte lo más familiar posible, no es sorprendente que Internet esté tomado por dicho color.

[/vc_column_text][trx_title type=”3″ align=”center”]El siguiente color en oscuridad al negro es el azul[/trx_title][vc_single_image image=”2483″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]

Éste es el color que Google usa para exhibir sus enlaces en sus páginas de resultados.

El azul fue durante mucho tiempo el color típico de los enlaces. Pero nadie parece poder ponerse de acuerdo por qué se tomó esta decisión — o quién la tomó.

Cuenta la leyenda que la popularidad de este color en los enlaces se remonta al «papá de Internet», el señor Tim Berners-Lee. Algunos de las primeras fotos que aparecieron de él que muestran enlaces en la pantalla de su computadora eran azules.

Pero el propio Tim no tiene ningún recuerdo de haber decidido tal color como aquel que debía usarse para los enlaces. Mayormente porque cuando popularizó la práctica de la hipervinculación, lo hizo en la época de las pantallas en escala de grises.

El camino, por tanto, nos lleva a Mosaic, el primer navegador de Internet, cuyos creadores aparentemente decidieron hacer azul el color por defecto de los enlaces, ya que era el color más cercano al negro en contraste al blanco, convirtiéndose por tanto en la elección más obvia a la hora de mejorar lo máximo posible la legibilidad de las páginas web.

Desde entonces, cualquier forma de dicho color ha sido la base de la página de resultados de búsquedas de los navegadores y el color que, por tanto, más vemos en al navegar por Internet.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=”2488″ img_size=”full” add_caption=”yes” alignment=”center”][trx_title type=”3″ align=”center”]El único color que él podía ver[/trx_title][vc_single_image image=”2486″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]

Cuando Mark Zuckerberg estaba construyendo Facebook en aquella residencia universitaria en sus días de estudiante, eligió el azul… porque no le quedaba más remedio. No, en serio, el señor Zuckerberg es daltónico. De la clase que confunden el rojo y el verde, de hecho. Eso implica que el color que el mejor diferencia es el azul y, por lo tanto, ese habría de ser el color que predominaría en Facebook. Como él mismo le dijo a CNN:

[/vc_column_text][trx_quote cite=”http://edition.cnn.com/2010/TECH/social.media/09/20/zuckerberg.facebook.list/index.html” title=”.- Mark Zuckerberg”]El azul es el color más rico para mí. Puedo ver todo lo que sea azul.[/trx_quote][vc_column_text]

Sea cual fuere la razón, la más famosa red social — y probablemente uno de los sitios web más famosos del mundo —  continúa la tendencia del azul como el color que más veces vemos online.

[/vc_column_text][trx_title type=”3″ align=”center”]41 matices de azul[/trx_title][vc_single_image image=”2477″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_column_text]

Aparentemente, éste es el matiz favorito de nuestro insigne color. ¿Cómo lo sé? Porque hace una década Google tenía una… «inconsistencia». Su página de inicio incluía un botón que usaba un matiz de azul y Gmail incluía otro botón que usaba otro matiz… y decidieron estandarizar el matiz que finalmente usarían… pero, ¿cuál sería?

Para averiguarlo, decidieron hacer un montón de tests a usuarios, probando con ellos 41 matices de azul que apenas diferían entre sí.

Y escogieron éste.

[/vc_column_text][trx_title type=”3″ align=”center”]El color más popular de Internet[/trx_title][vc_column_text]

En 2016, el diseñador Paul Hebert hizo un análisis de los 10 sitios más populares de Internet de acuerdo con alexa.com, tomando nota al respecto de los colores que estos sites estaban usando. Lo que concluyó ya no nos sorprende: el color más popular de Internet es el azul.

¿Por qué?

Pues quizás porque lo es el cielo. O porque el agua suele serlo. Quizás porque alguien influyente simplemente decidió que era el color de su preferencia. Cualquiera que sea la verdad, Internet es azul. Y ése, por tanto, es el color por defecto del mundo del diseñador web.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=”2493″ img_size=”large” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=”stretch_row_content_no_spaces” css=”.vc_custom_1543189905284{background-color: #000000 !important;}”][vc_column][trx_button align=”center” link=”http://www.ibaifernandez.com/creati-m-idad/” width=”400″ top=”small”]Más sobre creatividad[/trx_button][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

Branding: el nacimiento de una marca

Branding

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Branding: el nacimiento de una marca

Así pues, el proceso de nacimiento de una marca (branding) se desarrolla en tres procesos inclusivos y circulares los unos respecto a los otros:

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

1.- Branding: conceptualización del «producto»

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

En ella, el cliente expone la idea y los valores que hay detrás de ese producto, las necesidades que trata de cubrir con él, sus objetivos, sus expectativas, los principios corporativos que lo amparan… Toda una serie de detalles que permiten a marketing y a comunicación tener una idea cada vez más exacta de qué es exactamente lo que busca el cliente y qué herramientas son las más convenientes para colaborar en esa búsqueda.

En ese sentido, marketing y comunicación, en su labor circular junto al cliente, comienzan a definir la naturaleza del producto que hay tras la marca: el bien, servicio, idea, persona, lugar, organización o institución que se ofrece en un mercado, en principio para satisfacer una necesidad. Esto viene acompañado de un estudio de la cartera de productos amparados bajo la marca que representa el cliente, el estudio de la diferenciación de esos productos y la creación de una marca general o específica bajo la que comenzar a trabajar el «producto». Por último, se determina cuál será la presentación de dicho producto y los canales a través de los cuales éste será tanto ofrecido como comunicado al público.

De ese modo, cliente, marketing y comunicación trabajan codo con codo en el proceso de branding o construcción de la marca. Y esto se hace mediante la administración estratégica del conjunto total de activos vinculados en forma directa o indirecta al nombre (logotipo) y/o símbolo (imagotipo) que identifican a la marca influyendo en el valor de ésta, tanto para la empresa propietaria de la marca como para sus clientes. O dicho en otras palabras (menos enrevesadas): se procede a la expresión social y a la manifestación física de la marca. Esto es, a la creación de la identidad visual y corporativa de la marca, así como del producto y del cliente que la respaldan.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

2.- Proceso mercadotécnico y proyección de la identidad corporativa: la experiencia emocional

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Así, mientras marketing pone en funcionamiento otra serie de herramientas relacionadas con el precio, el estudio de la competencia, los puntos de venta, los canales y la planificación de distribución, los proveedores (de ser necesarios) y la disposición, presentación y promoción del producto, comunicación comienza a darle una forma física a la marca, una expresión tangible; comienza a reflejar en la marca el valor corporativo del producto y del cliente que están tras ella; y, a su vez, comienza a darle una forma atractiva al esfuerzo de marketing, reforzando a través de técnicas como la publicidad y las relaciones públicas el esfuerzo de marketing respecto a la penetración de cada producto dado en su más apropiado mercado. Todo ello, por supuesto, mientras comienzan la creación de otra serie de canales que resultan imprescindibles para ofrecer la experiencia emocional que, de modo inherente e inalienable respecto a las tendencias del marketing y la comunicación que a día de hoy vivimos, ya es una obligación por parte de las empresas y sus marcas respecto a sus audiencias.

Y es que la característica principal de los canales comunicativos de una empresa o marca radica no sólo en su naturaleza bidireccional, sino en las cualidades particulares del feedback que ésta permite; un feedback que equivaldrá a la recepción de una información directamente manifestada por parte del usuario de la marca. Esto establece una clara diferenciación respecto a otras vías: el usuario ya no nos habla a través de cifras o de grupos demográficos; nos habla de su realidad, de su relación con el producto y también de sus necesidades y de sus carencias, abriendo todo un nuevo abanico al concepto «atención al cliente».

Es cuando la experiencia emocional del branding entra en juego. La democratización de los medios que provoca Internet nos conduce a todos a sentirnos productores y protagonistas de nuestra propia realidad mediada. Una realidad en la que cada marca es todo aquello que representa, todo aquella representación que sabe y puede comunicar; y cómo los usuarios se hacen partícipes de esa representación y la incorporan en sus vidas, fomentando la relación de cada usuario con cada marca y fomentando la lealtad a ellas.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

3.- Comunicación pura

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Así que ya tenemos un cliente y a su producto asociados indisolublemente tras una marca que ha comenzado a proyectar su identidad al mercado en forma de comunicación corporativa (para lo que obviamente ha ayudado tener una expresión del branding en forma de identidad visual y corporativa) mientras se hacían los estudios pertinentes de mercado para determinar la buena marcha comercial del proyecto.

¿Y?

Pues que ahora toca llegar al público. Diseñar unas campañas muy chéveres con fotos muy chéveres y diseños muy chéveres con textos muy chéveres de eslóganes muy chéveres que luego integren vídeos muy chéveres con animaciones más céveres todavía que se metan en las cabezas de un público que pronto será leal al producto de tal modo que comience a hablar de él, a incluirlo en su experiencia general, del que pronto habrá que comenzar a recibir feedback.

Comenzar a establecer nexos con los medios de comunicación social que permitan la difusión rápida y económica de ese branding, de esa identidad corporativa, de esa marca, la penetración de ese «producto» no sólo en los mercados, sino en las sociedades; hacer que ese producto, apoyado en ese plan de marketing, pise fuerte en los unos y en las otras. Mantener el reflejo de la solidez de la marca en una sólida imagen digital. Apelar continuamente a la atención del público, fomentar su lealtad a la marca a través del mantenimiento de la bidireccionalidad de la comunicación con él, hacerle tomar parte en la definición de esa experiencia emocional. Determinar la información y la forma en que ésta llega a ese público. Todas esas son tareas propias de un proceso que, junto al de mercadeo y al de conceptualización del proyecto, son continuos, circulares e inclusivos.

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]

Comunicación: por qué se paga

Comunicación

[vc_row][vc_column][trx_title type=”2″ align=”center”]Comunicación: por qué se paga[/trx_title][vc_empty_space][vc_column_text]

Qué difícil es entender la necesidad de la comunicación. Cuánto lo es entender realmente por qué se paga cuando se paga. Es sencillo cuando saber qué pagamos cuando compramos un coche o un electrodoméstico. Resulta incluso sencillo entenderlo a la hora de pagar por el diseño de un logotipo o la creación de un vídeo: cosas perceptibles a los sentidos, cuanto menos.

Pero cuando se paga comunicación, se está pagando algo efímero e intangible; y, por supuesto, completamente abstracto.

Algunos lo querrán medir en cifras. Tratarán de equipararlo a los balances mercantilistas del producto o el cliente. Nada más erróneo, pues, en ese sentido, la estadística siempre ha sido falaz. Pertenecemos a una sociedad de números que se mide casi exclusivamente por lo cuantitativo. Así que lo expresaré en números:

» Digamos que un hotel atrae 6 consultas al mes que se convierten en 6 visitas. Hablamos de una eficacia del 100% de contratación por consulta. Tras contratar una campaña de comunicación, las consultas se multiplican hasta 60. Ahora bien, el hotel sigue recibiendo los mismos 6 huéspedes mensuales que antes de contratar la campaña. El cliente bien podría quejarse de que la campaña de comunicación redujo en un 90% su eficacia (ya que de 60 siguieron quedándose 6). O, incluso, que de todos modos no sirve para nada ya que su flujo comercial no varía. Podría, en cambio, pensar en examinar su plan de marketing. Quizá así reconocería saludablemente que la campaña de comunicación extendió su clientela potencial en un 1000%.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=”2153″ img_size=”full” alignment=”center”][trx_title type=”3″ align=”center”]Comunicación: la metáfora agrónoma[/trx_title][vc_empty_space][vc_column_text]

Si me permiten recurrir a una metáfora agrónoma, un cliente (el sol) quiere plantar su «producto» (una semilla) en un hoyo (nicho de mercado) cuya posición ha debido ser labrada, cavada y abonada por el pertinente análisis mercadotécnico. En ese nutrido suelo la semilla es enterrada y entonces se riega. Y qué mejor que una llovizna continua para mantener el suelo húmedo y excitar la germinación de esa semilla. Esa llovizna continua es la comunicación que, en un esfuerzo conjunto con el suelo mercadotécnico y la luz del esfuerzo de ese sol que es el cliente poniendo todo su duro trabajo tras su «producto», hace germinar esas semillas en raíces que, más tarde, acaban conformando tallo, hojas, flores y, por supuesto, frutos.

Pero la comunicación no entra, ni mucho menos en un tercer estado del proyecto. Muy al contrario, la comunicación habrá de ser tenida en cuenta desde un principio, en conjunto con la asesoría de marketing y la opinión del propio cliente sobre su «producto».

Así, en la conceptualización del «producto», tanto las ideas del propio cliente — que es el que inicialmente mejor ha de conocer su «producto» y lo que éste implica —, como la (toma de) posición de este «producto» en el mercado que le resulte más apropiada (es decir, todo lo que el trabajo de marketing implica), como de qué formas, con qué contenidos y a través de qué canales será comunicada el nuevo «producto» al público, son cuestiones esenciales en el desarrollo del nacimiento de ese mismo «producto» y de la identidad corporativa que lo respalda.

[/vc_column_text][vc_empty_space][trx_title type=”3″ align=”center”]Comunicación: las conclusiones[/trx_title][vc_empty_space][vc_column_text]

Podemos, por tanto, a estas alturas, extraer tres conclusiones principales:

  1. La comunicación es algo abstracto, efímero e intangible cuyos resultados no puede responder a la falacia de la estadística, mucho menos cuando ésta se basa en principios mercantilistas.
  2. El proceso comunicativo debe estar presente desde la misma concepción del «producto».
  3. Esta concepción tiene tres progenitores: el cliente, el marketing y comunicación.

[NOTA: Obsérvese que la palabra producto va entrecomillada porque no se trata siempre, ni mucho menos, de un producto per sé lo que se trata de hacer llegar al público. A veces se trata del propio cliente, de uno de sus servicios o de uno de sus fines sociales; pero creo que así se entiende perfectamente la metáfora.]

Más sobre marketing y comunicación en «El nacimiento de una marca». O déjate engatusar por estas magníficas «citas sobre gatos».

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]