Bee Me

Bee Me: distopías en el mundo real

Halloween está cada vez más cerca y, con él, se aproximan las más terroríficas experiencias para usuarios de Internet. Esta vez es el turno del MIT Media Lab del prestigioso Massachusetts Institute of Technology. Así, para este Halloween, el MIT Media Lab lanzará un juego de realidad virtual llamado Bee Me.

Bee Me consiste en controlar a un personaje interpretado por un actor real — contratado por el MIT Media Lab — a través de una serie de circunstancias dadas por el videojuego. La persona o el grupo de personas a cargo de manejar a uno de esos actores-personajes tendrá el poder de tomar todas las decisiones dentro del juego de modo que el actor se verá en la obligación de obedecerlas. Como en cualquier juego de terror, los personajes se tendrán que enfrentar a una fuerza maligna la cual deberá ser superada a través del ingenio y participación de los usuarios.

El 15 de octubre se lanzó el primer trailer de este novedoso juego. En este corto tráiler se podía apreciar varias escenas vistas desde el punto de vista del personaje. Aparentemente, durante el juego, el grupo de personas controlando al actor-personaje, podrán ver y escuchar todo lo que él haga. Esta particularidad del juego se desarrolló para emular el hecho de «estar dentro de la mente de las personas».

Bee Me: ¿Qué se siente al ser «el Internet»?

Suena aterrador y peligroso, lo sabemos, pero… ¡no es para preocuparse!

El MIT Media Lab, para este Halloween, ha tomado varias precauciones. Ninguna de las decisiones en manos de los usuarios podrá tener repercusiones en la seguridad física o mental de los actores-personajes. El juego ha sido diseñado para poder experimentar el funcionamiento de un grupo de personas bajo unas circunstancias dadas.

A pesar de que el objetivo de este experimento es recopilar información técnica sobre el comportamiento humano en un sentido «muy inocente», es imposible no relacionarlo con Black Mirror o con la película Nerve, dirigida por Henry Joost y Ariel Schulman y escrita por Jessica Sharzer, basada en la novela homónima escrita en 2012 por Jeanne Ryan.

Bee Me: ¿Black Mirror en la vida real?

Black Mirror es una serie que, para aquel que a estas alturas no se haya enterado todavía, ahonda en la relación que tecnología y humanidad comparten, llevándola a circunstancias extremas que te dejarán boquiabierto.

[Black Mirror :: White Christmas :: SPOILER ALERT!!!]

Y, de hecho, la serie británica creada por el inmejorable Charlie Brooker ya quiso experimentar sobre este tema en uno de sus capítulos. Se trata concretamente del episodio White Christmas, que cuenta la historia de un gurú de las citas que se ofrece a controlar las acciones y decisiones de un nervioso joven alistándose para una fiesta en Navidad.

Las cosas marchan bien y el cliente llega a entablar una relación con una de sus compañeras de trabajo. Esta mujer parece totalmente normal y hasta invita al muchacho a su departamento. Sin embargo, las cosas llegan demasiado lejos cuando la mujer intenta asesinar al chico y el gurú de las citas se ve obligado a cortar la comunicación inmediatamente para no verse implicado en la muerte de su cliente.

Bee Me

El argumento de este capítulo discrepa en varias cosas con las intenciones del MIT Media Lab y de Bee Me. Aun así, la tecnología utilizada es demasiado similar como para ignorar la relación con la serie. ¿Un grupo de personas que controla a terceros y que gracias a la tecnología pueden ver y oír todo lo que su «personaje» experimenta? Se podría decir que la base argumental del capítulo se está cumpliendo al pie de la letra en la vida real… ¿no?

Y tú, ¿qué dices? ¿Participarías en esta iniciativa del MIT Media Lab o temerías quedar atrapado en un capítulo de Black Mirror?

Bee Me

Black Mirror y las lecciones que no aprendemos

La tecnología es beneficiosa en multitud de sentidos para el ser humano. Sin embargo, los peligros que puede generar son suficientes para haber dado pie a la creación de multitud de obras culturales que tratan de demostrar, antes de que suceda, cómo la humanidad podría desmoronarse por su mal uso.

Series como Black Mirror y películas como Nerve, dejan en claro que el ser humano tiene tendencia a dejar en manos de la tecnología multitud de sus decisiones y acciones. La fragilidad de la moral humana y sus varias ramificaciones pueden resultar en un caos al momento de dejar que desconocidos se unan para dictar acciones sin que éstos, sino los actores por ellos dirigidos, sufran ningún tipo de consecuencias. El ser humano es naturalmente curioso y es esa misma naturaleza, la que lo puede llevar a ignorar el bienestar de otros con tal de ver el resultado de algo que ellos mismos no se atreverían a intentar.

Puede que el MIT Media Lab no haya diseñado este juego con la intención de dañar a sus actores-personajes (o a las personas implicadas en el mismo en el otro extremo). Sin embargo, esta iniciativa abre las puertas hacia un mundo inmenso de posibilidades en el cual Internet se puede convertir en el mayor de los villanos.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Crees que Bee Me sea un juego entretenido para pasar un rato este Halloween? ¿O crees que podría llegar a ser desarrollado con intenciones y motivos mucho más oscuros?

Volver al inicio