Mi cuarto Ecuaniversario

Cuarto Ecuaniversario

Cuarto Ecuaniversario: Cuatro años han pasado desde que llegué a Ecuador.

Así que, por mi cuarto Ecuaniversario, Món Mont me regaló esto.

Hace poco menos de 4 años conocí a un español que llevaba 2 meses en Ecuador. Mi primera impresión a su respecto no fue de las mejores. Con el tiempo aprendería que la primera impresión no siempre cuenta.

Hoy en día es mi mejor amigo, compañero, socio y mucho más. Y es que hemos pasado juntos muchas aventuras por las carreteras del país y de la vida. Hemos vivido grandes emociones y juntos hemos caído hasta el fondo… pero hemos sabido darnos el apoyo necesario para sobreponernos y volver a cima.

Ibai Fernández está dejando su huella en este país. País al que ha acogido como suyo y ha aprendido a amarlo con sus defectos y virtudes. Esto, no obstante, le lleva a una relación a veces ambivalente con Ecuador… Pero, como siempre le digo: «cada día eres más ecuatoriano, Fernández».

A veces reniega al coger un autobús por lo que eso implica, pero luego termina amando el paisaje del recorrido al lugar que sea que esté dirigiéndose. Suele odiar que le sirvan el café casi frío, pero luego termina amando la comida que viene detrás de ese café frío. De vez en cuando odia que confundan su procedencia con otra distinta, pero bueno, eso ya es otra historia; una más larga.

Este español soñador incasable que sueña con marcar un hito en el Ecuador y dejar su huella bien marcada. Y estoy segura de que lo logrará, pues el camino para eso ya está trazado.

Sólo me resta decir estoy muy orgullosa de ti, español, de lo que has logrado en este tiempo. Y de verdad sueño con escucharte decir «No sea malito».

Con cariño,

Mon Mont.